El Programa de Derechos Humanos organizó una consulta a activistas expertxs de la ONU sobre las llamadas prácticas de ‘terapia de conversión’

El Programa de Derechos Humanos organizó una consulta a activistas expertxs de la ONU sobre las llamadas prácticas de ‘terapia de conversión’

Crédito: Lorin Granger
El experto independiente de las Naciones Unidas Víctor Madrigal-Borloz se dirige a un grupo internacional reunido en la Facultad de Derecho de Harvard para discutir los daños a la comunidad LGBTIQ+.


El Programa de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Harvard dio la bienvenida a funcionarixs gubernamentales, expertxs médicos, académicxs legales y activistas de derechos humanos de todo el mundo en Cambridge el pasado 28 de febrero de 2020 para una consulta global sobre las prácticas de las llamadas «terapias de conversión» a las que mujeres lesbianas, hombres gais, personas bisexuales, trans y de género diverso son sometidas en todo el mundo. Víctor Madrigal-Borloz , el experto independiente de las Naciones Unidas sobre la protección contra la violencia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género, convocó la reunión como parte de su mandato de la ONU.

Esta reunión fue extraordinaria, con los participantes compartiendo sus conocimientos y experiencia para crear el tipo de conversación multidisciplinaria que es esencial para tratar de manera efectiva los problemas de derechos humanos”

dijo Víctor Madrigal-Borloz.


Madrigal-Borloz, quien también es Investigador Visitante Senior Eleanor Roosevelt en HRP, utilizó la consulta de expertos para recopilar evidencia y comentarios antes de su informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

A través de su mandato de la ONU, Madrigal-Borloz tiene la tarea de identificar las causas fundamentales de la violencia y la discriminación contra las personas LGBTIQ+ en todo el mundo y buscar el asesoramiento de los estados sobre las medidas para abordar estos fenómenos. La «terapia de conversión», el tema de su investigación actual, es un término general que se refiere a prácticas que van desde la terapia de conversación hasta la supresión de emociones y descargas eléctricas que apuntan a cambiar la orientación sexual y/o identidad de género de una persona.

Crédito: Lorin Granger

Víctor Madrigal-Borloz, experto independiente de Naciones Unidas para la protección contra la violencia y la discriminación por orientación sexual e identidad de género (SOGI).

Estas prácticas son dañinas y pueden causar dolor y sufrimiento severo y provocar daños psicológicos profundos, como depresión, ansiedad e ideas suicidas. Han sido repudiadas por las principales organizaciones de salud mental, entidades de la ONU y mecanismos de derechos humanos”, dijo.

El informe buscará determinar la prevalencia y formas de la práctica, las normas sociales, creencias y sistemas que la sustentan, las consecuencias sobre quienes la padecen y la responsabilidad de los Estados de abordarla. En la reunión participaron destacadxs expertxs y profesionales de los derechos humanos de países como Australia, Nigeria, Pakistán, Ecuador y Malta.

Durante la tercera sesión del día, Mathew Shurka, quien dirige la campaña Born Perfect, habló sobre sus propias experiencias en la terapia de conversión durante un período de varios años. Su organización está trabajando para prohibir la práctica en todo Estados Unidos y alienta a los sobrevivientes de la terapia de conversión a que se presenten para poner fin a la práctica.

Los sobrevivientes están a la vanguardia del movimiento para poner fin a la terapia de conversión”, dijo Shurka. “Han cambiado los corazones y las mentes de legisladores y legisladores al compartir sus historias”.

Al discutir la variedad de técnicas utilizadas en la terapia de conversión y la variedad de efectos dañinos, Lía Burbano Mosquera, activista lesbiana de Ecuador que dirige la Fundación Mujer & Mujer, señaló que obligar a alguien a ser otra persona constituye una tortura.

Crédito: Dana Walters – Lía Burbano, Fundación Mujer & Mujer

La simple existencia de la terapia de conversión aumenta las posibilidades de suicidio en adolescentes y jóvenes, y la frustración y abandono del proyecto de vida personal en los adultos mayores”.

Lía Burbano, Fundación Mujer & Mujer

Jack Drescher, profesor clínico de psiquiatría en la Universidad de Columbia que es ampliamente considerado como uno de los principales expertos del mundo en las prácticas para cambiar la orientación sexual, dijo:

No hay evidencia empírica de que la terapia de conversión funcione. Debido a la amplia evidencia de que hacen daño, todas las organizaciones de salud mental se oponen a las terapias de conversión, lo que les recuerda a los terapeutas que primero no hagan daño».

Al hablar de las partes interesadas involucradas en las prácticas de la terapia de conversión, un activista señaló que en Nigeria, las terapias de conversión se promueven en los canales de televisión, en las iglesias y en Internet, habiendo sido normalizadas por las familias y los organismos religiosos. Otro participante dijo que varias formas de terapia de conversión se están practicando ampliamente en la región de Asia y el Pacífico, con la religión y la protección del honor y el prestigio familiar como justificación, lo que a su vez conduce a la implementación de programas patrocinados por el estado.

También estuvieron presentes en la reunión varios funcionarios del gobierno, incluido Randy Boissonnault, exdiputado y asesor en temas LGBTIQ+ del primer ministro canadiense Justin Trudeau. Boissonnault describió una serie de medidas que el gobierno canadiense ha tomado para proteger a lxs menores LGBTIQ+, incluida la decisión de la ciudad de Edmonton, provincia de Alberta de prohibir oficialmente la práctica. La reunión también contó con la participación de varios representantes estatales, incluida Laurence Vanceunebrock-Mialon, miembro del parlamento francés, quien proporcionó detalles sobre sus esfuerzos para introducir una legislación que prohiba la práctica de la terapia de conversión en todo Francia.

Varios afiliados de Harvard fueron invitados a la reunión, incluido Alexander Chen, quien recientemente fue nombrado director de la nueva Clínica de Defensa LGBTIQ+ de la facultad de derecho. En respuesta a los presentadores, Chen abogó por la prohibición de la práctica, afirmando que los gobiernos tienen “una responsabilidad elevada de proteger a los jóvenes LGBTIQ+” que son particularmente vulnerables a la práctica.

El testimonio y la evidencia de la reunión aportarán al informe de Madrigal-Borloz sobre las prácticas de la terapia de conversión, que se presentará al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra a finales de junio de 2020. Mientras tanto, Madrigal-Borloz, quien describió la reunión como un gran éxito, continuará una serie de otros proyectos de investigación sobre temas globales relacionados con la orientación sexual y la identidad de género con el apoyo de los estudiantes y el personal del Programa de Derechos Humanos de la facultad de derecho de la Universidad de Harvard.

Esta nota de fue publicada orginalmente en inglés, el 13 de marzo de 2020 en:
https://today.law.harvard.edu/human-rights-program-hosts-un-expert-consultation-on-so-called-conversion-therapy-practices/

Leave a Reply

Your email address will not be published.