Organizaciones de las Américas demandamos respeto a la autonomía de la Comisión Interamericana

Organizaciones de las Américas demandamos respeto a la autonomía de la Comisión Interamericana

Respecto de este tema, las organizaciones firmantes manifestamos nuestro compromiso con la promoción y protección de los derechos humanos de las personas que laboran en la Comisión Interamericana, así como en que se generen ambientes laborales propicios y libres de cualquier forma de acoso y discriminación.

Asimismo, señalamos la importancia de que existan canales de queja y denuncia idóneos, caracterizados por la independencia, la transparencia, que sean respetuosos del debido proceso de denunciantes y denunciados, y que estos lleven a los correctivos o sanciones correspondientes, en caso de establecer la existencia de situaciones de acoso o irregularidades de otro carácter, procurando evitar la repetición. 

En ese sentido, hacemos un llamado urgente para que se aplique la Política de la OEA para la prevención y eliminación de todas las formas de acoso laboral, se hagan públicas las recomendaciones de carácter general que surjan del informe de la Ombudperson, salvaguardando la información de carácter confidencial de quienes denuncian, y se adelante el proceso ante la Oficina del Inspector General de manera que las respectivas denuncias puedan ser procesadas con la plena observancia de las garantías del debido proceso antes mencionadas.  

Adicionalmente, las organizaciones firmantes hacemos un llamado a establecer garantías reforzadas para asegurar el diligenciamiento oportuno de denuncias sobre hechos que atenten contra un ambiente laboral libre de discriminación y violencia y para la formulación de recomendaciones que propicien un ambiente seguro de trabajo. 

Las organizaciones recordamos que históricamente se han realizado procesos para fortalecer el funcionamiento del Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos. En ese marco, se han adoptado reformas reglamentarias para garantizar la autonomía e independencia de los órganos. 

En este contexto, uno de los elementos que garantizan la autonomía de la CIDH es precisamente el rol preeminente de los y las comisionadas en el nombramiento de la persona que lidera la Secretaría Ejecutiva, a través de procesos transparentes participativos y meritocráticos con amplia participación de la sociedad civil. Esta prerrogativa de la CIDH es fundamental para preservar su independencia. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.